domingo, agosto 05, 2012

Son escasos los intérpretes ante la justicia en México

Uno de los grandes tropiezos en el encuentro intercultural es la barrera lingüística. Cuando un paciente que habla una sola lengua, su lengua materna, la que le enseñaron su madre y abuela, se presenta ante un médico o médica, no sabe cómo expresarle sus dolencias.
En esta reseña, se ve que la barrera lingüística es importante para la justicia, además de otros ámbitos. Pero ese factor es determinante para que un hermano indígena esté libre o no.
Claramente dice:

De acuerdo con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), hay ocho mil 634 indígenas encarcelados en el país, quienes de 2011 a la fecha han presentado más de 400 quejas por detenciones arbitrarias, la omisión de servicios de salud y falta de un intérprete para un debido proceso.
“Por muchos años se creyó que las lenguas indígenas solamente servían para contar anécdotas o cantar canciones en el pueblo, pero me parece que la sociedad multicultural de hoy está valorando más su uso en el ámbito académico y profesional”, afirma con optimismo Benjamín Lucas, historiador y aspirante a la certificación como intérprete de purépecha.


Fuente: Milenio 
T

Archivo del Blog