martes, febrero 05, 2013

Matanzas en La Guajira, víctimas de los sicarios del contrabando

Ayer se realizó una protesta pacífica en la Plaza del Indio Mara, en Maracaibo,a las 8 am, debido a muertes recientes ocurridas en la región Guajira con motivo de la militarización por el contrabando de combustible. Los hermanos y hermanas del pueblo wayúu sufren las consecuencias de esta medida como si estuviésemos en Colombia en la época de la militarización de Uribe. El militar no razona, obedece. Quienes contrabandean no están en la zona, son de Maracaibo. Y el pueblo indígena es quien está en el medio pagando las consecuencias.
La protesta pasó sin penas ni glorias para los medios de comunicación, especialmente Panorama, el de mayor alcance. Muchos comunicadores manifiestan su sorpresa y pesar, pero la cosa queda ahí. El único medio que ha luchado y denunciado la situación es Wayuunaiki.
Los paisanos y paisanas fueron hasta la sede del rotativo y luego a la Defensoría del Pueblo a hacer la denuncia formal, encontrándose con nada más y nada menos a una "defensora" (en pleno siglo XXI) que los invitó a "cambiar su cultura", como si cientos de año de cultura se pueden cambiar por un conflicto en el que fueron invitados a la fuerza.
¿De parte de quién está la defensora?
Hacemos nuevamente hincapié en dos cosas que siempre hemos dijo en este espacio: los pueblos indígenas sólo son visibles para las cosas que a algunos les conviene y, segundo, todavía hay en puestos claves personas que no tienen visión (el cuarto tipo).
La voz debe permanecer en alerta. Así como cuando se inundó la región, no hicieron nada sino cuando la situación fue mayor, así debe seguir la protesta, encendida.
Los llamados neosocialistas lo que hacen es castigar al que denuncia, como Homo Et Natura o como los yanomamis o como a la periodista mujer wayúu Jayariyú Farías, víctimas de represión y amedrentamientos.












Archivo del Blog