jueves, marzo 08, 2012

En el Día de la Mujer: los maltratos por acciones del gobierno a mujeres destacadas: Christina Haverkamp

Este es el comunicado de la organización Yanomami-Hilfe, a través de su representante Christina Haverkam, de quien ya habíamos hablado en nuestro blog. Ella sufrió maltrato por agentes del gobierno que están claramente señalados en el comunicado:



El siguiente informe tiene por objeto dar a conocer, con mayor precisión, el trabajo que la organización Yanomami-Hilfe realizó en Venezuela durante el 2010.


La fundación Yanomami Hilfe, - www.yanomami-hilfe.de - es de origen alemán y desde hace seis años desarrolla trabajos comunitarios para el fortalecimiento de la salud de los indígenas
del Alto Orinoco. Concretamente en la construcción de ambulatorios y equipamientos médicos para la población que reside en esa zona geográfica.


Durante estos anos la fundación construyó un ambulatorio en Mavaquita e inició la preparación del terreno para un segundo ambulatorio en la comunidad Delgado Chalbaud.
El trabajo fue realizado en cooperación con el Ministerio del Poder Popular para la Salud y el Ministerio del Poder Popular para Salud Indígena; quienes solicitaron la ayuda de nuestra
fundación.


Además de estas construcciones, nuestra asociación acompana a los Yanonami en la búsqueda y defensa de sus derechos humanos, fortaleciéndo su cultural y costumbres. Así lo hizo en el
mes de noviembre cuando se presentó una grave epidemia de Malaria en algunas poblaciones Yanomami del Alto Orinoco causando muchos muertos. La fundación, a través de C. H, dió
varias entrevistas a medios de comunicación social, a la prensa, radio e internet. En cada intervención se le pidió al Ministerio de Salud que enviara al Amazonas médicos y medicinas
para atender a los Yanomami enfermos. Después de un tiempo, ellos enviaron un helicoptero con la ayuda necesaria por quince días.


En los últimos meses, la fundación Yanomami Hilfe, a través de Christina Haverkamp, dictó varios seminarios y charlas en la Universidad Central de Venezuela y en la Universidad
Metropolitana; ofreció también talleres y presentaciones para alumnos de primaria y secundaria de las escuelas y colegios de Caracas.


En Alemania la asociación trabaja para crear conciencia sobre los derechos indígenas y sensibilizar a los jóvenes sobre el valor de otras formas de vida. Como expresión de esa toma
de conciencia, los jóvenes alemanes se movilizan en diversas acciones para recaudar fondos y apoyar los proyectos.
La fundación también fue invitada por los miembros del Rotary Club para conocer la vida y la cultura Yanomami y para apoyar el trabajo que realizamos en Amazonas.


Por su parte, la embajada Alemana en Venezuela también mostró mucho interés en el trabajo de la Yanomami Hilfe.


Con el aporte económico de todos ellos se compraron cinco radios con antenas, baterias y paneles solares para cinco comunidades yanomami.


Este material fue enviado al Yanomami Luis Shatiwe, quien vive en la Casa Plan de Salud Yanomami (PSY) de Puerto Ayacucho. El guardó las radios en su habitación essperando la
oportunidad para enviarlos a las cinco comunidades del Alto Orinoco. Lamentablemente los tres funcionarios del PSY, Teresila Alvares, Mara Tamayo y Artillo Herrera, junto al capitán
López Aguirre del Ejército de brigada 52 y otro militar que no quiso identificarse, entraron violentamente y sin autorización, en la habitación de Luis Shatewi y sacaron las radios,
alegando a Christina Haverkan que nuestra fundación no tiene permiso para ayudar a los Yanomami. Ella los enfrentó con valentía, se sentó sobre las cajas y defendió estos equipos
para que no se lo llevaran. Se necesitó la intervención del Defensor del pueblo, Sr. Pedro Luis Cabello quien explicó que existen dos formas de ayudar a los Yanomami; una a través del
PSY y otra, de manera directa con una notificación hecha por un abogado. Crhistina Haverkamp en nombre de la Fundación, decidió la segunda opción. Y los Yanomami llevaron las radios a otra casa donde estuvieran mejor protegidos.


No obstante el percance y mal entendido, Christina Haverkamp, continuo con su labor de ayuda a los Yanomami y se dirigió hasta la Esmeralda. En esta población, el Yanomami
Ery Yaki Yaki, recibió apoyo de nuestra fundación para continuar sus estudios superiores. Después de un día de trabajo, Christina Haverkamp, regresó a Puerto Ayacucho.


A su llegada al puerto de Samariapo, Christina Haverkan fue detenida por cuatro militares armados sin autorización escrita; ellos dijeron que el desplazamiento hasta la Esmeralda era ilegal y que debía presentarse ante el General Zambrano. Christina explicó que compró el boleto legalmente para el viaje por el río Orinoco y pasó por dos puestos militares con su pasaporte sin ser detenida. Los militares insistieron, le golpearon el brazo izquierdo y le quitaron sus pertenencias. De manera arbitraria y violenta, y en contra de su voluntad, la montaron en el jeep y la trasladaron, en medio de la noche, hasta el comando de la Brigada 52 de Puerto Ayacucho; allí esperó por dos horas al General Zambrano quien nunca se presentó para aclarar la situación.


Los militares dejaron en libertad a Christina pero le exigieron presentarse al día siguiente ante el comando, previa llamada telefónica del Teniente Coronel Nieto. Christina también quería
encontrarse con el General para poder aclarar la situación. Pero, ni los militares ni el Teniente cumplieron con sus palabras; no la llamaron y la situación no se pudo aclarar.


La fundación Yanomami Hilfe presentó una denuncia ante la fiscalía de Amazonas, no sólo para denunciar los atropellos, sino también para evitar que situaciones como estas continuen
sucediendo. Con la denuncia presentada, se pide al PSY que cumpla con la función de proteger la salud del pueblo Yanomami y les respondan a las peticiones concretas que ellos
le han hecho. La fundación mantiene su propósito de seguir trabajando en conjunto con todos aquellos que buscan el bien de los Yanomami y hace un llamado para continuar las buenas
relaciones con los entes gubernamentales y militares de la zona.


Ante la descripción del trabajo realizado en el presente ano, la fundación Yanomami Hilfe, continuará con su esfuerzo por mejorar la salud de los Yanomami a través de la construcción
de más ambulatorios y la instalación de radios y paneles solares para las comunidades alejadas.


La Fundación Yanomami Hilfe espera que los Yanomami y su cultura sean respetados y valorados, y que puedan vivir con los mismos derechos que tienen todos los ciudadano.
Nuestros hermanos indígenas nos enriquecen con sus valores y tradiciones, haciéndo de este mundo un planeta multicultural.


Como se puede leer. En materia de derechos humanos, derecho internacional y género, aún hay mucha tela que cortar. No se castiga a los "garimpos", pero sí se atropella a una mujer que trabaja, desinteresadamente, sin un "quince y último" de algunos (as) y materializando cosas. Esos que viven DE los indígenas denigran de gente que trabajo CON los indígenas. Sentimos pena ajena por este suceso que nos pone en mal en una situación así. Ya los hechos con los yanomami los hemos hablado acá y en este relato se traza más de lo mismo.

Archivo del Blog