miércoles, agosto 02, 2006

La Bicha

Nuestra Constitución tiene un capítulo, el VIII, el cual, en su capítulo 119 reza: "El Estado reconocerá la existencia de los pueblos y comunidades indígenas,
su organización social (grupos, clanes, familias)
política y económica (líderes, capitanes, jefes, manejo de los recursos naturales)
su cultura (lengua o idioma, cosmovisión, filosofía, manifestaciones artísticas)
usos y costumbres (rituales, medicina tradicional),
idiomas y religiones (no como en Bolivia que la iglesia se manifestó)
así como su hábitat (son los únicos que verdaderamente cuidan el ecosistema y la frontera)
y derechos originarios sobres las tierras que ancestral y tradicionalmente ocupan y que son necesarias para desarrollar y garantizar sus formas de vida (de las que han sido expropiados y desplazados).
Corresponderá al Ejecutivo Nacional (mediante cualquier mecanismo que ya ha sido bloqueado y boicoteado por los terratenientes y los políticos de oficio)
con la participación de los pueblos indígenas (no a espaldas de ellos)
demarcar y garantizar el derecho a la propiedad colectiva de sus tierras (mediante un documento y no de palabra, como lo hacen los alijunas o napes)
las cuales serán inalienables, imprescriptibles, inembargables e instransferibles (tal como esperan hacerlo los terratenientes apenas los indiecitos se descuiden)
de acuerdo a lo establecido en esta Constitución.

Archivo del Blog