domingo, noviembre 25, 2007

Nunca nos callarán

Para comentar esta pequeñez, esta cosa absurda que los medios internacionales han magnificado y han sacado de contexto, esperé a que bajara la marea para hacer una reflexión. Toda la importancia que pudo haber tenido la cumbre en Santiago, las discusiones, los llamados de alerta que hicieron nuestros presidentes latinoamericanos, se quiso echar al traste por un incidente como este. Yo me preguntaba que qué bonito es todo lo que dicen en las cumbres, las buenas intenciones de todos por mejorar los índices de pobreza, por un proyecto para el agua, entre muchas otras cosas. Pero todo eso se cae apenas Washington y los europeos (llámese Aznar) ejecuten un nuevo plan de desestabilización y gope de estado en una de estas naciones. Así que, para qué tanto hablar, para que la vuelta de la esquina las empresas españolas en consonancia con los medios internacionales y con los "esteits", se tumbe un gobierno legítimamente constituido. Esos son los llamados "factores externos" que acaban con un proyecto y a los que se estaba aludiendo en el momento en que ocurrió la payasada del Borbón. Ese pueblo pata en el suelo que no sale en CNN ni en BBC ni en El País ni en Globovisión resta importancia a estos shows mediáticos. Hace falta más que un reyezuelo para que los pueblos olvidados de América Latina se callen.

Archivo del Blog