miércoles, septiembre 26, 2012

Comunicado de la organización yanomami Horonami

Esta es la transcripción del comunicado oficial de la Organización yanomami Horonami, firmada por sus miembros. Como dijimos en el post anterior: aún no se ha dicho la última palabra.




PRONUNCIAMIENTO DE HORONAMI ORGANIZACIÓN YANOMAMI SOBRE LA PRESENCIA DE MINERÍA ILEGAL EN EL ALTO OCAMO

En el día de hoy, 25 de Septiembre de 2012, nosotros, el pueblo indígena Yanomami, representados por la Organización Yanomami HORONAMI, reunidos en Puerto Ayacucho, queremos realizar el siguiente pronunciamiento sobre la PRESENCIA DE MINERÍA ILEGAL EN EL ALTO OCAMO, Municipio Alto Orinoco:

1.- Nuestra Organización Yanomami HORONAMI tiene por objetivo general “lograr el fortalecimiento integral y la defensa de la vida del pueblo Yanomami en su territorio ancestral y tradicional, de acuerdo a los derechos de los pueblos indígenas reconocidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”. Todos los miembros de la Organización Horonami hemos hecho un juramento para cumplir con esto.

2.- Reconocemos nuevamente los esfuerzos realizados por los órganos del Estado venezolano, en particular la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, el Ministerio Público y el CICPC, que se trasladaron hasta las cabeceras y la serranía del Alto Ocamo, recorriendo la zona durante 5 días en compañía de nuestros representantes de Horonami.

3.- Consideramos fundamental que la comisión de organismos del Estado que estuvo en la zona emita el informe correspondiente con los resultados de la investigación que llevó a descartar la denuncia presentada por los Yanomami. Nosotros, como Organización Yanomami Horonami, ya presentamos un informe a los organismos competentes (Ministerio Público, Defensoría del Pueblo, 52 Brigada de Infantería de Selva y la Comisión de Pueblos Indígenas de la Asamblea Nacional), solicitando que se abra una investigación sobre la presencia e impactos de la minería ilegal en la zona del Alto Ocamo y la adopción de las medidas necesarias por parte de los organismos del estado venezolano.

4.- Consideramos que si bien no se pudieron determinar hasta el momento indicios de una masacre en la zona, lo cual para nosotros es motivo de alegría, queremos dejar saber a la opinión pública que existe una presencia abundante de mineros ilegales acampados desde hace años en la zona del Alto Ocamo, provenientes de Brasil. A través de los medios se ha dicho que “no hay nada” pasando en el Alto Ocamo, que todo esta tranquilo y la gente está feliz. Nosotros, los yanomami de Horonami que estuvimos en la comisión, vimos los campamentos de mineros ilegales, vimos pasar una avioneta, vimos una pista clandestina, vimos algunos garimpeiros huyendo de la comisión que caminaba por la selva. Nosotros tenemos las evidencias de lo que decimos. Los efectivos de las Fuerzas Armadas, de la Fiscalía y el CICPC que venían en la comisión, también fueron testigos de esto.

5.- Es muy fácil pensar que los Yanomami y su organización Horonami están mintiendo porque la comisión no encontró una masacre de indígenas Yanomami. Estas noticias que llegaron sobre hechos violentos no son mentiras, son los signos claros de que hay mucho conflicto en la zona del Alto Ocamo. La mentira es decir que en esa zona todo está bien.

6.- No queremos atacar a nuestro Presidente Hugo Chávez Frías, ni que nuestra situación sea manipulada para las elecciones.  Nuestra verdad es lo que tenemos que mostrar y nuestra motivación es la defensa de nuestro pueblo, nuestro hábitat y nuestra tierra que está siendo depredada y contaminada. Pedimos respeto a nuestra organización Horonami por parte del Estado venezolano y nos ponemos a la entera disposición para colaborar con los organismos gubernamentales. Rechazamos los esfuerzos de la Ministra Nicia Maldonado por dividir nuestra organización y repudiamos a los medios y otras personas que han manipulado la información con fines políticos, tratando de vincularnos con actores de la oposición, aprovechándose de esta grave situación con fines electoreros.

7.- Reconocemos los esfuerzos de las Fuerzas Armadas Bolivarianas en 2009, 2010, 2011 y 2012 por atender los llamados de los yanomami y de su organización Horonami en atención a denuncias de garimpeiros. También supimos de los esfuerzos recientes del estado brasileño a través de la Operación Xawara para la retirada de garimpeiros. Pero es necesario insistir sobre la necesidad de que se tomen medidas permanentes y coordinadas entre Brasil y Venezuela para controlar la dañina y masiva presencia de mineros ilegales que desde hace varios años ingresan a Venezuela, nuestro país, desde Brasil, representando una grave amenaza a la integridad y la vida del pueblo Yanomami.

8.- Queremos explicar que cuando los garimpeiros viven cerca de las comunidades yanomami, los amenazan para que no digan nada a las autoridades cuando les preguntan sobre la presencia de campamentos mineros. Este es el motivo por el cual una visita rápida con autoridades que los Yanomami no conocen, no va a tener éxito en encontrar denuncias espontáneas por parte de los Yanomami. Cuando fuimos con la comisión, los representantes de Horonami nos quedamos toda la noche hablando con los Yanomami de las comunidades, en ese momento cuando los funcionarios y militares dormían, los Yanomami sí nos contaron informaciones detalladas de la presencia de mineros ilegales.

9.- Aunque no se confirmó la información sobre hechos violentos, la presencia abundante de mineros ilegales en la zona desde hace varios años resulta en conflictos constantes entre los yanomami y los garimpeiros, que además dividen a las propias comunidades yanomami y perjudican a nuestras familias. Son estos conflictos los que pueden estar en el origen de las informaciones de matanzas y abusos de todo tipo. No podemos descartar, en el estado actual de la investigación, que muertes, violaciones, amenazas, y otro tipo de abusos a los Yanomami no estén sucediendo en las áreas visitadas. Por el contrario, todo el contexto de la región nos dice que hay un conflicto instalado entre mineros y varias comunidades en el Alto Ocamo.

10.- Es sabido también que la presencia de mineros ilegales entre los Yanomami genera serias consecuencias para la salud (focos de transmisión de malaria, enfermedades venereas, contaminación por mercurio y otras). En la visita a la zona encontramos comunidades con graves problemas de salud que necesitan atención sanitaria urgente.

11.- La degradación del hábitat, del cual dependen los Yanomami para alimentarse, para tomar agua y para vivir, es también consecuencia de la presencia de mineros ilegales, su maquinaria y la contaminación por mercurio.

12.- Sin mineros establecidos en la zona, amenazando y explotando a los Yanomami, y dañando la naturaleza, este tipo de noticias no llegarían a nuestros oidos. Los yanomami de estas zonas remotas están a merced de los mineros. No podemos decir que las noticias que llegaron a los medios son “mentiras de los yanomami” ni “mentiras de la organización Horonami”ni “mentiras de las organizaciones indígenas de Amazonas”. En un área de conflicto, este tipo de noticias tienen que ser tomadas muy en serio. Tenemos el recuerdo de la masacre de Hashimú de 1993 muy presente en nuestra memoria. Esto no son Mentiras, son los signos claros del conflicto.

13.- Solicitamos que se continúe el patrullaje permanente y sostenido para el desalojo definitivo de los campamentos de minería ilegal en la zona del Alto Ocamo y otras zonas del Alto Orinoco, como Hashimú, Cerro Delgado Chalbaud y el río Siapa, entre otros. Este esfuerzo debe ser conjunto entre las Fuerzas Armadas Bolivarianas y los Yanomami de nuestra organización Horonami, que conocemos a nuestro pueblo y nuestro territorio.

14.- Solicitamos un plan de atención en salud que sea continuo y eficiente para la zona del Alto Ocamo. La atención sanitaria con formación de Agentes de Salud Yanomami de las propias comunidades y la instalacion de radios de comunicación, son fundamentales para mejorar la salud y evitar la reincidencia de mineros ilegales en la zona.

15.- Por lo delicado del problema, solicitamos que se profundice la investigación sobre los posibles hechos violentos y otros posibles abusos de los garimpeiros en la zona del Alto Ocamo, con mas calma y rigor, y con la participación de los propios yanomami de Horonami, tomándose para ello todo el tiempo que sea necesario y considerando las particularidad culturales del pueblo Yanomami.

16.- Queremos que los medios de comunicacón se remitan al contenido de este documento, no vamos a dar declaraciones.

El pueblo y las comunidades Yanomami seguimos luchando para defender nuestro hábitat y tierras. Si no lo hacemos ¿qué le dejaremos a nuestros nietos?

HORONAMI ORGANIZACIÓN YANOMAMI
Itirio Hoariwë (Vice-Coordinador)
Luis Shatiwë (Secretario Ejecutivo)
Acayajuana Silva (Coordinador Sector Parima “B”)
Ciro Borges (Administrador)
Virginio Posiewë (Coordinador Sector Orinoco)
Miguel Medina (Representante Koyowë)

Desde acá nuestro apoyo a la tawala Patricia Velásquez quien ha manifestado todo su apoyo a la causa y ha sido vocera de lo ocurrido. Léase bien el documento que se explica por sí solo.

martes, septiembre 04, 2012

Matanza yanomami: no se ha dicho la última palabra

El gobierno habló y la ministra habló: "no hay evidencia". Se le olvidó cómo funcionan las cosas en el mundo indígena, su mundo. Ahora los hermanos yanomami son fantasiosos.
Este es el segundo comunicado de las organizaciones indígenas de Amazonas (COIAM): ORPIA, la organización piaroa ((OIPUS), yekuana (KUYUNU), Río Negro (UCIABYRN), yabarana (OIYAPAM) y CONIVE (en la persona de Gregorio Mirabal).


SEGUNDO COMUNICADO DE LAS ORGANIZACIONES INDÍGENAS DEL ESTADO AMAZONAS
(COIAM)

Solicitamos que se continúe la investigación y que se llegue al lugar de los hechos.

En el día de 03 de Septiembre de 2012, nosotros, pueblos y comunidades indígenas de la Amazonía venezolana, agrupados en la Coordinación de Organizaciones Indígenas de Amazonas (COIAM), HORONAMI ORGANIZACIÓN YANOMAMI y el Consejo Nacional Indio de Venezuela, reunidos en Puerto Ayacucho, queremos presentar el siguiente COMUNICADO sobre SUPUESTA MASACRE DE INDÍGENAS YANOMAMI en la comunidad IROTATHERI, Municipio Alto Orinoco, cometida por mineros ilegales provenientes de Brasil (garimpeiros):


1.- Reconocemos los esfuerzos de las instituciones del Estado venezolano y del Gobierno Nacional que se han trasladado hasta la zona, especialmente del Ministerio Público, la 52 Brigada del Ejército, el CICPC, La Defensoría del Pueblo, para realizar la investigación correspondiente y verificar la información recibida en Parima “B” sobre la presunta ocurrencia de una masacre de indígenas Yanomami en el shapono de Irotatheri en la zona del Alto Ocamo. Nuestras organizaciones han actuado sin responder a criterios políticos o de terceros ajenos a las luchas indígenas.

2.- Nos preocupa que a pesar de que la Comisión estuvo en la Comunidad de MOMOI el día 02 de septiembre de 2012, la comisión NO LLEGÓ AL SHAPONO DE IROTATHERI, lugar donde presuntamente habrían ocurrido los hechos en el mes de julio de 2012, razón por la cual no se puede decir que no se encontró evidencia alguna que demuestre la presunta masacre.
3.- Solicitamos que se CONTINÚE CON LA INVESTIGACIÓN SOBRE LOS HECHOS
DENUNCIADOS HASTA LLEGAR A LA COMUNIDAD IROTATHERI, lo cual permitiría determinar con exactitud lo que sucedió y cuya información llegó a Parima “B” en presencia de varias instituciones, razón por la cual HORONAMI Organización Yanomami solicitó una investigación al Ministerio Público y pidió que los hechos denunciados fueran corroborados.
4.- Finalmente las organizaciones indígenas agrupadas en la COIAM, hacen votos por el respeto del derecho a VIDA y que las agresiones violentas contra el pueblo Yanomami por parte de los mineros ilegales provenientes de Brasil (garimpeiros), sean controladas de manera bilateral por ambos países.


HORONAMI ORGANIZACIÓN YANOMAMI
Organización Regional de Pueblos Indígenas de Amazonas (ORPIA)
Organización Indígena Piaroa Unidos del Sipapo (OIPUS)
Organización Ye´kuana del Alto Ventuari (KUYUNU)
Organización Indígena Jivi Kalievirrinae (OPIJKA)
Organización Mujeres Indígenas de Amazonas (OMIDA)
Asociación de Maestros Piaroa (Madoya Huarijja)
Organización Yekuana del Alto Orinoco (KUYUJANI Originario)
Organización Indígena de Río Negro (UCIABYRN)
Organización Piaroa de Manapiare,
Organización Yabarana del Parucito (OIYAPAM)
José Gregorio Díaz Mirabal, Vice-Coordinador CONIVE

Y es que, como bien lo dijo el artículo en El Nacional, comprobar los hechos en el shapono no es simplemente llamar al sitio. El artículo dice cosas como:

"firma que miembros de la comunidad Hokomawe, que se trasladaban a Irotatheri para una visita, encontraron el shabono quemado y los cadáveres en el suelo" ... "La cultura como excusa. Rasgos culturales de los yanomamis, junto a algunos prejuicios, estimulan la descalificación de tan grave suceso. Los indígenas solo cuentan hasta el número tres y el resto son "muchos". Es decir: que no habrá exactitud en cuanto a la cifra de asesinados, por lo que es aventurado asegurar que fueron 80. Sin embargo, calculan que esa es la cantidad que habitaba en el shabono y, según el relato, murió la mayoría" ... "Desde Parima B, que ya es lejos de Puerto Ayacucho, esperan cinco o seis días de camino por la selva hasta llegar a la zona donde ocurrió la tragedia. Ello sin contar que han transcurrido dos meses, y si los cuerpos no fueron cremados, pudieron ser devorados por animales". 

Entonces, comprobar si ocurrió tal hecho significa movilizarse. Ir a la Esmeralda, que ya es lejos, ir a Parima B, caminar varios días. En helicóptero, en ese "coliflor" que es la selva, no se puede ver nada. ¿Pero por qué se quiere "tapar" la cosa? Porque ésta sería una vergüenza aún mayor: lo de Haximú en la que tanto participó el Estado y en la que estuvo la actual ministra como acusadora, como defensora de los yanomami, quedaría en pañales ante la eventualidad de la tragedia. Brasil atacando a los garimpeiros en su lado. Éstos se vienen para este lado y hacen de las suyas. Se aprovechan de las circunstancias. Es preferible dejar que pase el tiempo, que la selva se trague la evidencia. A uno de los denunciantes lo tienen detenido, incomunicado (secuestrado) en Puerto Ayacucho. Como dice el hermano Marcial: "amanecerá y veremos".


Archivo del Blog