domingo, mayo 27, 2012

Situación de salud en los pueblos indígenas en Venezuela

Los servicios de salud situados en regiones con población indígena deben contar con el enfoque intercultural para cada acción: prevención, curación o rehabilitación. Eso no significa que el médico o médica (haciendo énfasis en el enfoque de género) deba imponer criterios médicos hegemónicos en idioma indígena. Significa compartir maneras de prevenir, maneras de curar y maneras de rehabilitar.
Porque cada pueblo indígena, en su saber, en sus usos y costumbres, sabe que, al romper el equilibrio del individuo, el colectivo y el ambiente, se crea la enfermedad. Y conoce herramientas para prevenirla, para curarla o para rehabilitar al enfermo luego de padecerla.
Esta es la tarea de las instituciones de salud que atienden poblaciones indígenas. Y para ello debe contar con las armas que se requieran, movilización, financiamiento, voluntad política, sensibilidad, además de intenciones o conocimiento médico.
Para algunos o algunas, la salud indígena es un ente sin forma, abstracto, que podía delinearse como jornadas, entrega de medicamentos, láminas de cinc o bolsas de comida. Acciones espasmódicas porque, estadísticamente, los pueblos y comunidades indígenas, en números representan un porcentaje pequeño.
Todo el trabajo que esto representa, donde conviven representantes de la salud (médicos, enfermería, bioanalistas, nutricionistas, odontólogos) y sociales (antropólogos, sociólogos, trabajadores sociales, etc.), se esfuerzan en que se concreten políticas que permitan brindar de un modo coherente y respetuoso salud a estas comunidades.
Significa remar en una misma dirección en pro de un mismo fin: la salud del colectivo indígena.
Pero qué pasa si las cabezas no dan directrices. si no tienen claridad en las metas e indicadores. Qué pasa si los coordinadores, viendo que no hay brújula se encargan de desvirtuar sus funciones y llevan esa misma ignorancia al resto de la tropa. Total, todo se vuelve una sola incertidumbre.
Cuando se cae en esa situación, vuelve a ocurrir lo que pasaba anterior a la promulgación de nuestra amada Constitución: los indígenas ya dejan de ser objeto del trabajo para ser meros adornos. No hay motivación para el trabajo diario, para las estadísticas, para investigaciones y docencia. Nuevamente son relleno para actividades políticas y adorno de las efemérides.
Muchos de estos líderes y liderezas, viendo la situación de anarquía, han renunciado. Otros se han cambiado de institución. Otras y otros, simplemente resisten, como lo han hecho 500 años. Importa mucho el hecho de que estos espacios, que habían sido conquistados por indígenas, han sido ocupados por no indígenas a los que sólo les interesa un quince y un último (no sé si una línea en el currículum).
Más adelante daremos detalles para que otros países que están en esa construcción de una mejor patria, no cometan los mismos errores. Vemos ejemplos en Bolivia, Ecuador, Chile y Colombia, donde día a día se lucha y se resiste por ello.

Archivo del Blog