sábado, mayo 19, 2007

Que el papa se disculpe

Y es que ya Juan Pablo II había admitido el genocidio que se produjo en América por parte de los colonizadores. Que ahora venga Benedicto, Su Santidad, con el respeto que se merece, a defender la evangelización que hubo en América y que los indígenas anhelaban la conversión al cristianismo, ha levantado una serie de protestas de los hermanos de toda América. Nuestro Presidente también lo llamó a la disculpa. Esperemos que lo haga. Sino quedará como un Papa ortodoxo, retrógrado, como no era Juan Pablo, quien era muy innovador, abierto, mente amplia y santo. Padre, mire que la forma como nos evangelizaron fue toda una masacre. Además del squeo que representó. No se puede tapar el sol con un dedo, aunque sea el suyo. Está actuando como un Inquisidor.

Archivo del Blog