martes, septiembre 19, 2006

Alianza

El General Narciso Ascanio es un gran aliado de la salud intercultural. No es médico ni antropólogo, pero tiene un espíritu de solidaridad que pocos tienen. Es la disciplina a la orden de la causa. Es la representación de la entrega a la labor, sin tapujos, sin cansancio. Tiene una alta sensibilidad que, en estos menesteres, es más necesaria que todo el academicismo que representa la medicina o la antropología. Aquí le entrega su bastón de mando a un líder indígena en Alto Orinoco. Se despoja de su ropa de militar y se coloca a la par de ellos. "Soy como ustedes". Todos deberíamos hacer lo mismo.

Archivo del Blog